La interpretación en lengua de señas argentina, LSA – español: consideraciones para el ejercicio laboral de un profesional interlingüístico e intercultural

 

 

Por Lic. Rosana Famularo

Comité LS de la AATI

Junio 2004

 

Haga clic en los temas para desplazarse hacia la sección correspondiente.

Haga clic en Volver Arriba para volver al inicio del documento.

 

 

Índice

 

 

Introducción

1.  Los antecedentes de la interpretación para personas sordas: el marco socio-histórico

2. Las particularidades de la minoría lingüística sorda argentina

3. Situaciones comunicacionales de contacto interlingüístico

4.Los comienzos de la interpretación en LSA en Argentina

5. La necesidad de una regulación profesional para la interpetación en LSA – español

6. Estado de arte del desarrollo laboral actual para el intérprete de LSA - español

Bibliografía

 

 

 

 

Introducción

 

Para poder incluir la interpretación en lengua de señas argentina, LSA, - español  dentro de un marco legal que reglamente esta actividad profesional, vinculándola con la traducción e interpretación en lenguas orales (inglés, francés, alemán, italiano, etc.), es necesario, por un lado,  realizar un marco de referencia sociolingüístico específico que está dado por las particularidades de la comunidad minoritaria que la utiliza como lengua de comunicación e identidad lingüística y por otro, considerar la formación académica para profesionales que trabajan con más de una lengua.

Teniendo en cuenta que toda formación profesional para un traductor y/o intérprete, sea de lenguas orales y/o de lenguas de señas, remite a una sólida formación interlinguistica e intercultural, reconocemos además la particularidad que conlleva la interpretación de una lengua minoritaria.

El tema particular de la interpretación en lenguas minoritarias y en lengua de señas – lengua oral, en particular, se viene tratando seriamente en foros internacionales y en nuestro país fueron tratados en ámbitos profesionales específicos como el brindado por Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires, en ocasión del II Congreso Latinoamericano de Traducción e Interpretación que se llevó a cabo en 1998 en  Buenos Aires del 23 al 25 de abril, y que se encuentran publicados en sus Actas Digitales.

Los apartados que presentamos a continuación, para información y análisis fueron extraídos de la ponencia Interpretación en lengua de señas argentina: la lengua de la comunidad minoritaria sorda que realicé con la Dra. María Ignacia Massone, docente e investigadora de la UBA y del CONICET.

 

 Volver Arriba

 

1.  Los antecedentes de la interpretación para personas sordas: el marco socio-histórico

 

A fin de poder dar cuenta de las consideraciones necesarias para entender el qué y el cómo de la interpretación en una lengua minoritaria y no hablada vocálicamente es necesario, en primer lugar, explicitar el perfil sociolingüístico de la minoría sorda que permita entender las diferentes interacciones posibles en su comunicación cotidiana. Dicho perfil ha ido conformándose desde la antigüedad influido por los preconceptos y prejuicios que la sociedad ha tenido sobre los sordos, y ha recibido más recientemente un viraje debido a la lucha de los mismos sordos por el reconocimiento de sus derechos y a la consideración social a favor del multiculturalismo y la diversidad.

Puesto que la sociedad consideró a los sordos desde un punto de vista médico los recluyó en orfelinatos, loqueros, iglesias desde la Edad Media, y más modernamente, en escuelas y los desconsideró como ciudadanos útiles y educables con la excusa de su rehabilitación. La sociedad les impuso un marco institucional y les proveyó de los servicios necesarios a fin de intentar convertirlos en oyentes, es decir, normalizarlos. Dicha reclusión era para la sociedad absolutamente necesaria ya que los sordos eran percibidos como una posible amenaza al bien común. El ser diferentes, en primera instancia y, más tarde, el surgimiento entre ellos de sistemas de comunicación no hablados vocálicamente potenció la reclusión, el aislamiento y el intento de normalización. Sin embargo, en este proceso y a través de las instituciones involucradas la sociedad se olvidó de la dimensión social y de su increíble poder semiótico. La sociedad no fue consciente del compromiso que los miembros sordos que albergaban en sus instituciones compartían entre ellos, ni de los beneficios que provienen a partir de su interacción cotidiana. Los sordos mismos construyeron e hicieron buen uso de esta dimensión social, comportándose y constituyéndose así en una comunidad minoritaria. Los sordos conformaron una minoría a través de la participación – el compartir un mismo espacio geográfico -, y a través de un compromiso común – la necesidad de comunicación en su lucha por la supervivencia.

Como consideran Berger y Luckman (1968) la institucionalización genera hábitos compartidos. Todo acto que se repite con frecuencia, crea una pauta que luego puede reproducirse con economía de esfuerzos y que ipso facto es aprehendida como pauta por el que la ejecuta. La institucionalización aparece cada vez que se da una tipificación recíproca de acciones habitualizadas por tipos de actores. Las instituciones implican historicidad y control. Por el mismo hecho de existir también controlan el comportamiento humano estableciendo pautas definidas de antemano que lo canalizan en una dirección determinada. La sociedad como institución debió establecer un orden social, encontró características comunes en el grupo sordo: no hablar, gesticular. Los sancionó como enfermos y los institucionalizó a fin de poder controlarlos y otorgarles el habla. Los sordos, por su lado, generaron pautas de comportamiento comunes, es decir, una identidad de grupo, una cultura propia.

La paradoja reside en el hecho de que la sociedad no pudo imponer su control sobre este grupo humano ya que no logró hacerlos hablar como el oyente, no pudo volverlos “normales” en sus propios términos. En cambio, los sordos porque compartían y participaban de un compromiso cotidiano – dimensión social - elaboraron además un sistema de comunicación posible para ellos, es decir, no hablado sino por señas que luego dio origen a  la lengua de su grupo. Puesto que siempre se trató de comunidades no aisladas, de grupos de personas que cotidianamente compartían su experiencia, los sistemas de comunicación que surgieron se consideran las lenguas naturales de estos grupos. Fueron además transmitidas de generación en generación. Las lenguas de señas de los grupos o minorías sordas se convirtieron así en la herramienta de su supervivencia, y, a la vez, en el factor cohesivo del grupo.

 

 Volver Arriba

 

2. Las particularidades de la minoría lingüística sorda argentina

 

Los sordos, por un lado, se reconocen como grupo distinto, poseen lenguas no habladas que se han transmitido de generación en generación –las lenguas de señas -, que tienen la compleja estructuración gramatical y las propiedades generales y específicas de todas las lenguas naturales. Han desarrollado una cultura visual, patrones de socialización, creencias y valores, patrones familiares, concepción del tiempo y del espacio, formas de información, formas de acercarse y tocarse, expresiones artísticas, modos discursivos propios, es decir, una cultura que se transmitió entre pares. Dadas además las características de la vida de los sordos, han sido personas nómades y prácticamente urbanas. Es una minoría ágrafa, urbana y nómade (Massone, 1993) Por ser ágrafa, la minoría sorda presenta también las características descriptas para las comunidades orales.

Sin embargo, según hemos observado a partir del análisis de distintas minorías (Ullua, Puccio y Massone, 1996; Behares y Massone, 1996), y por lo anteriormente expuesto consideramos que no han sido sólo las características internas y positivas las que han dado origen a la minoría sorda, como consideran la mayoría de los autores. En cambio, es precisamente el interjuego entre las representaciones del grupo mismo, es decir, sus concepciones positivas – autoreconocimiento como grupo, reconocimiento de la situación de desigualdad social, limitada participación en la vida social, mantenimiento y enriquecimiento de la lengua, homogeneidad cultural, identidad propia, patrones endogámicos, objetivos comunes en sus luchas -, así como las representaciones negativas del grupo mayoritario – enfermos, carentes de capacidades, contagiosos, perdedores, los no otros, marginales, etc. -, las que dan origen a las minorías. Irónicamente, la discriminación histórica sufrida por los grupos diferentes por parte de la sociedad, el intento de ignorar su existencia, su reclusión en instituciones de control – orfelinatos, iglesias, escuelas, cárceles – posibilita su identidad como grupo y su autoreconocimiento.  Además la sociedad al considerarlos perdedores y recluirlos olvida el enorme poder de la dimensión social, posibilitando así que los individuos se autoreconozcan como grupo. Y, como señalamos anteriormente, en estos procesos son sus lenguas las herramientas que por su enorme poder semiótico – resistencia contra la autoridad, el poder, la dominación, en la esperanza de obtener libertad, igualdad, reconocimiento – posibilitan su homogeneidad social y cultural.

La minoría sorda argentina está inserta económica y socialmente en la mayoría oyente hablante de español. El sistema educativo y la naturaleza de los trabajos disponibles para los sordos han contribuido y, en cierta forma, garantizado su marginación social y económica. Los trabajos a los que los sordos acceden pueden categorizarse como trabajos no calificados. Los sordos trabajan también en la administración pública y en los bancos pero en tareas menores, y nunca se plantea la necesidad de una real integración con oyentes. La escuela los prepara en distintos oficios. Constituye, pues, una minoría marginada de la actividad ciudadana, que posee sus propios circuitos sociales. Los sordos están en continuo contacto entre ellos a lo largo de todo el país, a través de actividades sociales y deportivas, propias de su cultura, y más recientemente a través de actividades religiosas y culturales. Dado que las escuelas evitaron incluir su lengua, los sordos formaron sus propias asociaciones donde desarrollan dichas actividades. A pesar de los controles del sistema educativo en contra de su lengua la mayoría de los sordos devienen señantes fluidos. El proceso por el cual este hecho tiene lugar es similar al de otras comunidades sordas de países industrializados y tiene en cuenta la socialización de los niños sordos a su lengua y a su cultura a través de la interacción con sus pares en la escuela, excepto en el caso de niños sordos de padres sordos que se da en el hogar. La Lengua de Señas Argentina o LSA es el modo primario de interacción comunicativa entre los miembros de la minoría sorda de Argentina.

Por lo tanto, la naturaleza de la minoría sorda argentina es muy similar a aquella de los grupos sordos de otras ciudades industrializadas del mundo. Consiste en un grupo que tiene y hace uso de su propia lengua de señas, mantiene sus propios patrones de interacción social y existe dentro pero en cierta manera al margen de la sociedad oyente. Así, los encuentros entre sordos tienen lugar en sus familias y en el seno de las asociaciones de sordos o en el trabajo. Los encuentros con oyentes se dan en actividades culturales o en actividades compartidas con aquellos oyentes que forman parte de las comunidades de solidaridad.

 

 Volver Arriba

 

3. Situaciones comunicacionales de contacto interlingüístico

 

Las situaciones de contacto lingüístico en la minoría sorda argentina dependen de las características de los participantes y de las variedades de lengua disponibles para los participantes. El siguiente es un delineamiento parcial de las situaciones de contacto lingüístico en la minoría sorda  en Argentina (Massone y Menéndez, 1996):

 

·         sordo bilingüe / sordo bilingüe

·         sordo bilingüe / sordo monolingüe LSA

·         sordo monolingüe LSA / sordo monolingüe LSA

·         sordo monolingüe LSA / oyente bilingüe

·         sordo bilingüe / oyente bilingüe

·         sordo bilingüe / oyente monolingüe español

·         sordo bilingüe / oyente español señado

 

 Volver Arriba

 

4. Los comienzos de la interpretación en LSA en Argentina

 

A partir de la década del 60 los sordos han luchado en el mundo por el reconocimiento de sus lenguas y de sus derechos. Uno de los derechos que reclaman es el de la interpretación a su lengua de señas y a partir de ella. En otras palabras, la lengua de señas se vuelve la lengua meta y la lengua fuente para el intérprete en situaciones de contacto lingüístico entre personas oyentes y sordas.

Tradicionalmente el objetivo de la interpretación con personas sordas se limitaba a sortear las dificultades en situaciones de comunicación de la vida diaria. Se recurría a una persona oyente, niño, joven o adulto, para acompañarlos a consultas médicas, trámites administrativos o para hablar por teléfono.        

Como ocurre generalmente con las lenguas minoritarias, los primeros intérpretes fueron voluntarios. Estas personas oyentes estaban involucradas existencialmente con personas sordas: familiares, con frecuencias hijos; profesionalmente, docentes, asistentes sociales, celadores de escuela, enfermeros, o accidentalmente, vecinos o compañeros de trabajo.

En cierto modo, la lengua de señas pasaba del encierro de la esfera privada a la esfera pública y quien la utilizara, sea la misma persona sorda o la persona oyente que oficiaba de intérprete, se exponía a ser objeto de burlas y comentarios.

Además pocas eran compensadas por su tiempo y trabajo y muchas menos fueron preparadas formalmente para la función que desempeñaban en la práctica. No había diferencia alguna entre una persona con buena voluntad y tiempo disponible, servicial y un intérprete profesional. De hecho, cuando el interpretariado no era reconocido profesionalmente, raramente se consideraban actitudes de confiabilidad, imparcialidad o los derechos de las personas sordas para conocer y entender toda la información que les estaba destinada o que deseaban comunicar (Frishberg, 1990)

Si la comunicación se tornaba difícil con la persona sorda se decidía concluir el trato con la persona oyente que oficiaba de intérprete. La persona sorda quedaba fuera de las negociaciones, situación que ésta última aceptaba, según el grado de dependencia que mantuviera con su acompañante.

Deliberadamente o por exceso de diligencia, la persona oyente podía sobrepasar sistemáticamente su función de intérprete. En lugar de traducir todo lo que se decía, juzgaba por cuenta propia lo que le parecía importante o superfluo. En vez de traducir, comentaba, intervenía, aconsejaba, se convertía en abogada y consejera. Si se producían enfrentamientos verbales entre las partes, disimulaba, modificaba, tomaba partido e incluso llegaba a hacer comentarios sobre la psicología de la persona sorda presente o sobre los sordos en general para justificar tal o cual actitud. En lugar de permitir el intercambio, servía de pantalla. (Mottez, Markowicz, 1979)

Era además un pensamiento corriente considerar la lengua de señas como un grave impedimento para la plena participación de la persona sorda en la comunidad mayoritaria oyente. Se afirmaba que la persona sorda permanecía aislada socialmente por su uso. Se creía además que la lengua de señas era un conjunto de gestos, mímicas y muecas, un imperfecto método de comunicación que podía aprenderse en un corto período de tiempo, creencia difundida en la comunidad oyente, incluso entre aquellos miembros que tenían contacto profesional con personas sordas y oficiaban, a veces, como intérpretes.

En este contexto no resulta tan sorprendente releer en la actualidad las conclusiones de talleres de formación de intérpretes a comienzos de los 60 donde se justifican intervenciones paternalistas por parte del intérprete argumentando que "el intérprete para personas sordas con bajo nivel lingüístico debe ser su protector " (Smith, 1964 ; Quigley, Youngs, 1965)

Este paternalismo, aparentemente solidario, parece justificarse porque quienes utilizan la lengua de señas, los sordos, son cuantitativamente minoritarios y cualitativamente portadores de una deficiencia.  

 

 Volver Arriba

 

5. La necesidad de una regulación profesional para la interpetación en LSA – español

 

Los desarrollos de las ciencias sociales y una mayor consideración social a favor de la diversidad permitieron un progresivo cambio en las prácticas y la demanda por parte de los mismos sordos de un intérprete profesional con sólidas competencias interlingüísticas e interculturales.

Durante la década internacional de las personas con discapacidad (1981 - 1991) se originaron cambios en leyes públicas y actitudes en la comunidad que aumentaron la integración de personas sordas a través de servicios de interpretación.

"El principio de la igualdad de derechos entre las personas con y sin discapacidad significa que las necesidades de todo individuo son de la misma importancia, que estas necesidades deben constituir la base de la planificación social y que todos los recursos deben emplearse de tal manera que garanticen una oportunidad igual de participación a cada individuo. Todas las políticas relativas a la discapacidad deben asegurar el acceso de las personas con discapacidad a todos los servicios de la comunidad " (Naciones Unidas, 1982) Igualdad de derecho e igualdad que comienza a ser de hecho al proveer servicios de interpretación para las personas sordas. El trabajo del intérprete deja de ser exclusivamente benévolo y aparecen partidas para su remuneración monetaria. Las personas sordas son las principales consumidoras del servicio de interpretación que comienza a ser evaluado y controlado interna y externamente.

Los gobiernos se preocupan políticamente del bienestar de sus ciudadanos minoritarios y con necesidades especiales pero también ellos se ocupan de sus propios asuntos a través de sus organizaciones no gubernamentales.

"En todo el mundo, las personas con discapacidad han empezado a unirse en organizaciones en defensa de sus propios derechos, para ejercer influencia sobre las instancias decisorias de los gobiernos y sobre todo los sectores de la sociedad. La función de esas organizaciones incluye abrir cauces propios de expresión, identificar necesidades, expresar opiniones sobre prioridades, evaluar servicios y promover el cambio y la conciencia pública " (Naciones Unidas, 1982)

La situación de interpretación profesional en lengua de señas comienza a verse como una "situación problema" donde hay algo que resolver y donde la solución pasa necesariamente por la lengua, lengua oral o lengua de señas (Famularo, 1992). La interpretación resulta entonces una respuesta - producto fabricada solitariamente por un intérprete individual a partir de sus saberes lingüisticos y culturales. Este producto intelectual se materializa corpórea o vocalmente en el instante presente. No hay traductores de lenguas de señas porque por la misma naturaleza de la lengua de señas no podemos contar con el apoyo y el recurso de la escritura. El intérprete se desempeña a partir de la oralidad y la gestualidad del discurso presente.

 

 Volver Arriba

 

6. Estado de arte del desarrollo laboral actual para el intérprete de LSA - español

 

Como el trabajo del intérprete de lenguas orales, el intérprete de lengua de señas - lengua oral es apasionante pero tremendo y de gran alerta mental. Ambos constituyen un desafío profesional aunque nos encontremos tironeados lingüísticamente en dos direcciones: mirando hacia la lengua fuente y hacia la lengua meta.  Ambos compartimos los gajes del oficio, la frenética búsqueda del sentido y la soledad del proceso interpretante durante el breve instante de la desverbalización.

En el caso particular del intérprete para personas sordas que tiene una lengua de trabajo minoritaria, nos encontramos además muchas veces tironeados por las personas oyentes y sordas que esperan de nosotros una mediación que vaya más allá de nuestra función específica y que podamos conciliar diferencias y malentendidos culturales. Como los intérpretes de lenguas orales corremos el riesgo de padecer estrés mental a lo que se puede sumar lesiones por esfuerzo repetitivo (L.E.R) que provocan desde simples tironeos ocasionales en las muñecas hasta parálisis momentáneas de las manos o los brazos. También pueden producirse diminutos desgarros e inflamación en los músculos y tendones. Los brazos del intérprete de lengua de señas se mantienen en una posición estacionaria, alejados del cuerpo para hacerlos más visibles al auditorio y el resultado es la tensión en los músculos de los hombros, cuello y dolor en los brazos, muñecas y manos. El mal más conocido es el síndrome del túnel carpiano (Stuckless, Avery, Hurwitz, 1989)

Aunque el panorama para el intérprete de lengua de señas pueda parecer desolador, el campo de actividad profesional con personas sordas y en lengua de señas está en expansión, sujeto sin embargo a los vaivenes de la empleabilidad en nuestros días. Existe una demanda creciente particularmente en contextos educativos de integración en los diferentes niveles. Debemos reconocer sin embargo que la integración y la negociación con la diversidad es muchos casos todavía una expresión de deseo y las prácticas cotidianas perpetuan las asimetrías y prejuicios que mencionamos anteriormente.

Aún no existe en nuestros países latinoamericanos un cúmulo de experiencias válidas que otorguen a la interpretación en lengua de señas el estatuto profesional que requiere. Queda pendiente en nuestra agenda generalizar y articular una formación superior de intérprete de lengua oral - lengua de señas y su posterior formación permanente que suplante a los escasos programas en vigencia.

 

Volver Arriba

 

Bibliografía

 

Behares, L.E. y Massone, M.I. (l996). The sociolinguistics of Uruguayan and Argentinian deaf communities as a language conflict situation. International Journal of the Sociology of Language 117 : 99.

 

Berger, P. y Luckman, T. (1968). La  Construcción Social de la Realidad. España, Amorrortu

 

Cokely, D. (1992). Sign Language Interpreters and Interpreting, Burtonsville, SLS Monographs, Linstok Press

 

Cokely, D. (1992). Interpretation. A Sociolinguistic Model, Burtonsville, SLS Monographs, Linstok Press

 

Famularo, R. (1992). " Intérpretes en ámbitos de trabajo", comunicación presentada en las Primeras Jornadas Bonaerenses sobre la Problemática Global del Sordo, La Plata

 

Famularo, R. (1995). La persona con discapacidad auditiva y el intérprete en la Administración Pública, Buenos Aires, INAP, Area Integración y Discapacidad

 

Frishberg, N. (1990). Interpreting: an introduction, Silver Spring, RID Publications

 

Guglielmi. N. (1986). Marginalidad en la Edad Media, Buenos Aires, EUDEBA, Colección Temas

 

Lane, H. (1992). The mask of benevolence. Disabling the Deaf Community, New York, Vintage Books

 

Massone, M.I. (l993). O lingüísta ouvinte frente a uma comunidade surda e ágrafa: Metodologia da investigacao. San Pablo, Sociedade Brasileira de Neuropsicologia, vol 3: 72-94

 

Mottez, B. Markowicz, H. (1979). Intégration ou droit à la différence. Rapport Cordes, les conséquences d´un choix politique sur la structuration et le mode d´existence d´un groupe minoritaire: les Sourds, Paris, Centre d´Etudes des Mouvements Sociaux

 

Massone, M.I. y Menéndez, M. (1995). An interactional approach to the analysis of Argentine Sign Language. International Pragmatics Conference, Méjico, 1996

 

Patrie, C. (1990). Bringing the instructional gap between consecutive and simultaneous interpreting. Proceedings of the 31st Annual Conference of the American Translators Association, Medford, Learned Information Inc. 59-65

 

Naciones Unidas (1982). Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad, Resolución 37 / 52 de la Asamblea General

 

Patrie, C. (1993). Learning theory and teaching strategies for interpreters educators. Proceedings of the 34th Annual Conference of the American Translators Association, Medford, Learned Information Inc, 205-213

 

Quigley, S. Youngs, J. (Eds) (1965): Interpreting for Deaf People, Washington DC, US Department of Health, Educatio and Welfare

 

Smith, J. (Ed) (1964). Workshop on Interpreting for the Deaf, Muncie, Indiana, Ball State Teachers College, June 14 - 17

 

Stuckless, E., Avery, H., Hurwitz, T. (Eds) (1989). Educational Interpreting for Deaf Students, Report of the National Task Force on Educational Interpreting, Rochester, Rochester Institute of Technology

 

Ullúa, E., Puccio Calvo, A.R. y  Massone, M.I. (1996). Prisoners as a minority minorized by force and communion. Proceedings SALSA IV, Symposium about Language and Society, Austin, 95- 115.

 

 Volver Arriba